En Articulos

Chuck Mosley en Chile: Momentos únicos y emotivos que nos ha dado la vida

Por: 30 Jul, 2013 5 Comentarios

Chuck Mosley & V.U.A @ Kmasu Premiere. Santiago [Julio 26, 2013]

Por Francisco Javier Rodríguez

Siendo franco me atrevo a comenzar estos párrafos con la siguiente aseveración: ninguno de los que fuimos al encuentro con Chuck Mosley pensó siquiera alguna vez que tendríamos la oportunidad de tener frente a nuestras narices, en nuestro propio país, a la mítica figura que revolucionó el rock con su característico fraseo rítmico de tintes raperos, y que a la larga tejió una enorme historia que todos saben hacia donde mutó. Desde la confirmación de este evento que nos mantuvimos atónitos y todos aquellos que pudimos y decidimos estar allí logramos concebirlo como tal, como un capítulo trascendental en la bitácora de hitos románticos que uno a uno dan alegría a nuestras vidas.

La velada tenía lugar en Kmasu Premiere, un recinto que con su gran capacidad vio lentamente la llegada de los fanáticos que iban al encuentro con el ecléctico y atrayente cartel que ofrecía el ticket. Con prácticamente una hora de retraso los teloneros porteños de Olor a la Banda hicieron su ingreso al escenario de calle Blanco Encalada. En un acotado show de media hora, el quinteto mostró parte de su material (que sin vacilar, ya se encamina a la cuarta placa) con un frontman que para los desconectados, chocaba por su actitud desinhibida e irrespetuosa, pero que en estricto rigor nunca escapó del papel irónico e incisivo que acostumbra a presentar en las sesiones en vivo. Sonaron algo desbalanceados en términos de ecualización, sin embargo el oficio -que responde a más de una década de tocatas en el cuerpo- los hizo salir adelante airosos por su perfecta ejecución en todas sus líneas ¿pero si el vocalista improvisaba y vendía exagerados discursos en cada corte? Todo bien, de eso se trata Olor a la Banda… cuenta con ellos por favor si es que te cagan.

El turno para The Talking Book llegaba y las ansias de ver la variante a su tripleta de presentaciones del 2012 era lo que nos mantenía alertas y expectantes. La misma configuración en escena con Jared Blum, Dominic Cramp y Billy Gould acompañados de sus laptops y electrónica. Sonaron fuerte, y con una frescura riquísima dieron un vuelco hacia un sonido mecánico que distó mucho de la textura oxidada original del registro en CD. Esta vez los de Gigante Sound apostaron por golpes densos y gruesos, colándose en una continua sucesión de ahogos sonoros que no dieron respiro en exactos 43 minutos de experimentación. Una vez más fuimos testigos de la gran entrega de Jared en su rol de líder natural en el proyecto, quien se transformó en una máquina más de todo el set de instrumentos con los cuales realizaron su show. Mazazos de puño a sus pads y distorsiones de sonidos rescatados desde el exterior de su garganta fueron algunos puntos que llevaron la presentación a otro nivel junto con el gran trabajo en visuales que desarrolló Roland Quelven impregnando imágenes vintage que coqueteaban con los años 50’s.

Roses a Sundance, SKS y The Talking Book II se hicieron notar en capas que siempre se vieron traslapadas por las intervenciones de Dominic en perillas y Billy en guitarra. Una constante evolución que concluyó con un frenesí industrial del trío, con un brillante Blum completamente en trance gritando y dirigiendo en una performance absolutamente aplastante. Un aportazo, sin duda alguna.

De esta manera llegábamos al debut de Chuck Mosley en nuestra casa. El gigante entraba al escenario junto a los V.U.A para dar inicio a los 60 minutos más hermosos que cada uno de nosotros esperaba y que sabríamos exactamente en qué destacarían, en la entrega más sincera, rebosante de carisma y cargada de rock auténtico que existiese. Mosley agradeciendo la oportunidad de estar en nuestro país comienza a bombardearnos con un set que ve marcado su inicio por una muestra de su trabajo más reciente. El poderoso vibrar de la batería de Steve Melham junto con los riffs protagonistas de Tim Parning en guitarra hicieron una potente obertura con The Enabler para ser continuados con la envolvente Tractor, una hermosa pieza que pese a estar fuera de la lista de “clásicos”, nos hizo soltar emociones a varios apretando las gargantas en respiros nerviosos de pura emoción y alegría al vernos en este exclusivo encuentro.

En este contexto sonaron piezas como Come Around y Punk Rock Movie, las cuales hicieron ver a Mosley en una posición contemplativa y de asimilación constante, muy natural creemos debido a la situación en la que se construía todo este suceso… que en resumen nos tenía a todos, y me refiero a TODOS los asistentes (NO PERIODISTAS) sin excepción alguna, en shock. El primer guiño al material de Cement vino de la mano de King Arthur que más tarde volvería a hacerse presente a través de Pile Driver. Lo inminente se dejó caer mediante una adaptada intro en guitarra para los teclados de As The Worm Turns, tema que liberó toda la energía del lugar hacia un nuevo romance con la historia. Estábamos escuchando al auténtico letrista e intérprete de varias canciones que tienen un peso enorme en cada uno de los que estábamos allí. Éxtasis puro.

Comentar que acto seguido se subía Billy Gould a atmosferizar con su laptop en Why do You Bother? se escapa a cualquier tipo de análisis. La sinergia ya se había dado y la audiencia se rendía frente a la nostalgia. Chuck, al terminar aquella interpretación se remite a entregar palabras de aprecio por su compañero. y continúa con lo suyo. Avanza la velada con más material de Will Rap Over Hard Rock For Food que incluye su reversión de We Care a Lot y también los paños fríos de Nameless y Sophie.

Ya entrando al cierre, Steve Rauckhorst, el joven bajista de los V.U.A sincroniza con Chuck para dar inicio a Anne’s Song, el clásico single que brilló en el Introduce Yourself, y que sin llegar a su pegajoso estribillo da un giro hacia Death March para desatar el cabeceo incesante de la masa devota, la que a esas alturas de la noche ya se sentía en las nubes por tamañas sorpresas brindadas por la leyenda de los anillos vistosos y pelo en dreadlocks.

Así se cerró el primer capítulo de los dos que se escribieron en Chile. Santiago fue sólo un aperitivo de lo que realmente ocurrió este fin de semana, sin embargo lo atesoramos, pues forma parte de los momentos imborrables, únicos y emotivos que nos ha dado la vida.

***** ** ****

Chuck Mosley & V.U.A @ El Huevo. Valparaíso [Julio 27, 2013]

Por José Ignacio Vidal

21:30 horas y con un público asistente de alrededor de 100 personas, comenzaba la segunda noche de la reunión “Friends Now More”, un caldo que reunió a Leche con Mora, The Talking Book y Chuck Mosley con V.U.A. Este evento quizás comenzó un poco antes con Mosley y Billy Gould compartiendo con cada uno de los asistentes a la cita, en un local algo grande, similar a la proporcionalidad registrada en Santiago, pero revisar aquello es harina de otro costal. La oleada comenzó con la actuación de Leche con Mora, quienes hicieron su labor bajo la calificación de una tremenda banda con una mierda de vocalista, la mierda que durante años soñó con traer a Chuck a Chile en la posición de un hardcore fan, que hinchó pelotas a todos para que fuésemos al Huevo.

La totalidad entendía a lo que iba (te queremos Michel), 35 a 40 minutos de potencia y “valores” hicieron mella en un puñado de gente (incluyendo los V.U.A) en primera fila viendo; mientras tanto las cervezas matizaban lo que sería la catarsis necesaria para “ponerse firme” a lo que vendría más adelante.

A las 22:15 sale The Talking Book con un set completamente renovado, nuevo y nunca antes escuchado variando al de la noche anterior presentado en Santiago, con un sonido al fin acorde a los requerimientos de la banda, pero con una falla total de las proyecciones visuales.  Los editados en Koolarrow Records hicieron al público cerrar los ojos y dejarse llevar por sonidos envolventes que a la larga te rodeaban por todos los flancos…conversaba con Jared sobre aquello, y simplemente concordaba en no mirar, si no que, cerrar los ojos y dejarse llevar por el río; 45 minutos de improvisaciones, con tan solo 2 minutos del track Sundown, Jared Blum distorsionando su voz y utilizando su pulsador, destruyó tímpanos en instantes, Dominic aportando con texturas y Gould con su guitarra, demostraron una potencia inusitada nunca antes vista, un set totalmente especial y créanme, muy, pero muy distinto a lo presentado en Santiago en las anteriores presentaciones del año 2012 en Chile o en Estados Unidos; les funcionó, por lejos voló a muchos.

Es interesante que una banda que de cierta forma jamás se ha sentido “profesional” en el rubro haya cambiado su perspectiva de un momento a otro, y si bien el material audiovisual puede ser prescindible, esta vez fue más allá y simplemente hicieron su trabajo más profesional que nunca, de hecho, se lo comenté a Gould, quien de un día para otro sencillamente se dio cuenta, y aprobó esa felicidad que alcanzaron en aquella presentación, con una actuación sonora perfecta.

Luego del término de la presentación de The Talking Book, la banda se cuela entre el público y se volvieron uno más, comenzó la presentación de Chuck con Enabler y todos incluso los muchachos de The Talking Book entre la audiencia cabeceamos, saltamos, nos embriagamos y disfrutamos felices lo que estaba sucediendo. La energía de V.U.A fue brutal, Chuck si bien no es un eximio guitarrista recibió full colaboración de Tim en primera guitarra como guía e interpretó de forma decente el setlist que  se dejaba caer con Tractor, Come Around… para que luego los 100 fanáticos, juntos a los pies del escenario cabeceáramos con As The Worm Turns y Why Do You Bother?. “Chuck Mosley, Chuck Mosley” coreábamos, para que luego de toda esa dosis adrenalínica relajara con Nameless y Sophie acompañado solamente con su guitarra, un momento realmente tierno que hizo que Chuck sacase sinceras lágrimas entre ese momento íntimo. El tipo es un amor de persona, que si bien nunca vislumbró lo que sucedería en Chile, me acuerdo que confesaba que aquel lugar y en Valparaíso lo hizo sentir en casa, de ahí la emoción contenida del músico y la respuesta entendida por nosotros quienes estábamos allí, que en palabras simples éramos los que realmente queríamos al tipo.

Luego vino Pile Driver, y We Care A Lot con una intromisión curá de Michel Lefranc cantando a dueto con Chuck, quien quizás encontró el momento para hacerlo y se tiró a cantar, nada que hacer, esa interpretación de We Care A Lot fue bizarra, Tim Parning en guitarra no entendía lo que pasaba, Chuck en pijama rojo a rayas, Michel balbuceando… A todas luces, la presentación debió ser una de las más extrañas jamás pensadas.

Luego vino una subida de Billy Gould a escenario cuando estábamos todos prendidos -incluyéndolo a él- quien simplemente como en 1985 tomó el bajo de Steve e interpretó un amago de Anne’s Song y Death March completa, Billy brutal como nunca, fue una tele-transportación hacia aquella época….y lo entendió así, pues sabía que nunca más en la historia ocurrirá un encuentro como aquél, e hizo que sucediera. Bill estaba eufórico, comentó que sintió algo especial, y no paraba de hablar de lo ocurrido – Chuck hace magia –.

Termina el concierto con Bob Forest y eso sería todo, aplausos, ovaciones y una presentación muy esperada por años para muchos, al menos se sintió que ahí estábamos -como comentábamos antes- los “hardcore” pero ñoños seguidores de la verdadera historia de todo, Chuck Mosley simplemente se sintió en casa, todos nos sentimos en casa en aquel escenario del Huevo, las fotografías, videos, firmas, abrazos, no nos los va a quitar nadie.

Puedo rematar con lo siguiente, Faith No More tiene algo especial, pero más allá de la masividad que puede tener la banda, podemos unos pocos reconocer que la banda es un todo, es un compendio de historias que maravillosamente tuvo a Chile, y con mención particular a Valparaíso, como autor y protagonista absoluto de este nuevo e impensado capítulo.

The video cannot be shown at the moment. Please try again later.

  • Fotos por Camila Schliebener.
  • Video por: Carol Fuentes.

5 comentarios para "Chuck Mosley en Chile: Momentos únicos y emotivos que nos ha dado la vida"

  1. Capitán Midnight

    31/07/2013

    El review, fue como una estocada con ajo para mi. Chuck es un héroe.

    Responder
    • The Holy Filament

      31/07/2013

      Un héroe que nos dejó con el corazón en la boca. Emoción pura al ver a este hombre tan lindo y sencillo.

      F

      Responder
  2. Francisco Mancilla

    31/07/2013

    Grande Chuck, como uds dijeron: pura actitud!
    cuando íbamos a imaginar ver a esta leyenda acá en Valpo y junto con Billy y su TTB, nada que decir, una noche histórica, me emocione con los clásicos de fnm, cabecié e incluso me reí cuando el master se tambaleaba por el escenario o nos quería grabar o sacarnos fotos, que se yo!, un grande!

    PD: acá en Valpo la ultima canción que tocaron fue Bob Forest (después de que que Billy subiera a tocar Death March)
    Además tocó un tema antes de WCAL que no es del “Will Rap Over…” Saben qué tema será?

    Saludos!

    Responder
  3. Piero Lombardi

    31/07/2013

    Excelente reseña !!

    Chuck & Tim me habían invitado para el Viernes a cantar, no pude por los guardias. Así que me llamaron por el micrófono el Sábado…………..

    Responder
  4. claudiola

    01/08/2013

    “Friends NOW more” xD

    gran reseña! se nota que el estar ahí fue muy emotivo… tanta historia que se escribe acá al culo del mundo, dichosos los invitados :’)

    Responder

Deja tus comentarios

(requerido)
(requerido)
(requerido)

Visita nuestra tienda

$5.900
$12.900
$7.900
$7.900
$4.000
$4.000

Encuéntranos en Twitter

Encuéntranos en Facebook

  • Videos

    Mensaje del servidor: Not Found. Compruebe en YouTube si el id theholyfilament pertenece a un user. Para localizar el id de la carpeta user revise el FAQ del plugin.