En Articulos

Kalashnikov: Llama ya! el reparto de armas se hizo gratuito

Por: 16 Feb, 2012 1 Comentario

Kalashnikov: Llama ya! el reparto de armas se hizo gratuito

Review por: Francisco Javier Rodríguez

Kalashnikov es un proyecto experimental –de una mixtura psicodélicamente metalera- entre el multi-instrumentista Jamie Saft y su partner baterista Mike Pride. El sonido generado por este dúo posee un carácter muy libre, que se enriela sobre el  sendero de la improvisación, ese que posee un sinfín de salidas/entradas que apuntan hacia etiquetas tan diversas como el noise, jazz, industrial, blues, doom o death metal. Sin dudas, un híbrido que en dos palabras podríamos definirlo como oscuro y bizarro.

El nombre y concepto de la banda mantiene relación directa con el fusil de asalto soviético AK-47 (acrónimo de Avtomat Kalashnikova modelo 1947), el arma de fuego más popular en el mundo. Así lo demostró su primer álbum “Bang Bang” (2CDs // 2008, Veal Reacords)  derrochando casquetes de insanidad en cada una de las ráfagas sonoras entregadas a lo largo de sus 154 minutos de duración. Es una obra cargada de fragmentos –apáticos y siniestros- de metal experimental, que asaltan sorpresivamente a cualquier oído que se enfrente a esta peculiar dupla de dementes armados, los que en ningún momento dudan en disparar a diestra y siniestra sus municiones recubiertas de mucho doom y noise. “Bang Bang” contiene el desenfreno de Saft en bajo, teclados y sintetizadores, ensamblado con las inquietantes intervenciones vocales del batero Mike Pride, además de contar con la colaboración de Yoshiko O’Hara (Bloody Panda) con algunas voces, y Jonathan Moritz (Evil Eye) en sax.

Kalashnikov es una apuesta incisiva que de ninguna forma pasa desapercibida, y así lo graficó en su momento la crítica mexicana que los vio actuar junto a Melt Banana en el prestigioso Radar Festival (edición 2008). Hubo condecoraciones por parte de los que pudieron acoplarse a la escuadra sonora, y a la vez palabras repulsivas por los que se vieron acribillados con aquella “poco amigable” forma de hacer música. Lo que definitivamente encontramos muy bueno según nuestro criterio.

Luego de atacar, tanto en vivo como con su placa debut, Kalashnikov tuvo escaso movimiento durante los años posteriores, donde el silencio y ausencia de disparos generaron un ambiente ideal para que estos señores prepararan el inminente contraataque. Comenzaron a grabar su nuevo álbum durante el 2010 e hicieron una presentación unplugged (teclados + batería) a mediados de 2011 en Brooklyn (ver show completo online). Durante estos dos años, Jamie Saft mezcló y masterizó la obra titulada “1-666-CALL-SAAD” que liberaran de manera digital/gratuita vía Veal Records el pasado 25 de enero.

¿Qué?, sí, la segunda entrega de Kalashnikov puede ser adquirida al razonable precio de $0 dólares en VealRecords.com. “1-666-CALL-SAAD” es un álbum que suma la no despreciable cifra de 108 tracks con una duración total de un poco más de ¡14 HORAS! (así, es comprensible la gratuidad del material digital ya que de otra forma hubiese sido muy costoso hacer llegar este arsenal de música brutal y explosiva en formato físico a la horda bélica).

El título de la obra, su arte y muchos tracks hacen referencia a la figura de Ed Saad, un extraño personaje oriundo de Birmingham (Alabama), amigo “virtual” de la banda que -por su peculiar modo de actuar/hablar- inspiró la concepción de esta enfermiza obra por parte de los fusileros Saft & Pride. Las  declaraciones de Ed (audibles en el mismo álbum), hablan que la relación entre él y la banda comenzó por medio de intercambio de mensajes a través de MySpace y posteriormente Facebook. Ed Saad es un tipo que publicando videos, fotografías y haciendo comentarios de música en aquellas plataformas generó una enferma fijación por parte del círculo de Kalashnikov. Es necesario rescatar un par de cuotas del periodista y conductor radial Kurt Gottschalk para poder comprender en parte la extraña mierda de las que les hablo:

No conozco a Saad. Nunca lo conocí. Pero sé sobre Saad. Sé que él ama la música y sé que camina por todo Birmingham. Sé donde almuerza y dónde compra sus poleras. Sé que una vez le pregunté a LaDonna Smith si conocía a Saad y ella me miró como si fuera un idiota porque claro que lo conocía. Sé que Saad se preocupa profundamente de las cosas.”

En Facebook no le debes nada a nadie, y nadie te debe nada. Y ahí es donde conocí a Saad, y ahí sigo conociéndolo. También tú, probablemente. No conozco el mundo de Saad, pero conozco su mundo en Facebook. En Facebook están todos los videos de thrash, fechas importantes, imágenes junto a Jamie Saft, Mary Halvorson, Carla Kihlstedt, sonrisas por todas partes, caminando, corriendo, comiendo, escuchando y enlistando todos los discos que tiene por sus amigos de Facebook, y lo más importante, los discos que aún necesita. Sé que esas cosas son importantes para él. Y esas cosas son importantes para mí también, para ti también, probablemente. La gente debería preocuparse profundamente de las cosas. Eso es bastante obvio, y tal vez la gente lo hace, pero deberían preocuparse más por la música y menos por las fronteras y armamentos. Eso es bastante obvio también, pero quizá la gente no lo hace…pero tal vez les gustaría, al igual que a nosotros, al igual que Saad”.

Si te perturba eso, sería bueno que revises personalmente este extenso lanzamiento digital, pues es bueno confirmar toda esta bizarra e inspiradora historia. En muchos pasajes del álbum nos encontramos con monólogos del propio Saad, en donde podemos escuchar comentarios personales sobre el origen de “1-666-CALL-SAAD”, su filosofar sobre el thrash metal o las conexiones entre Jamie Saft, John Zorn, Carla Kihlstedt, ZZ Top, por nombrar algunos. En caso de no estar dispuesto a oír las sagradas palabras del maestro Ed, sólo debes saltar de track y disfrutar de la ecléctica música que trae consigo este impresionante registro de Kalashnikov.

Jamie Saft y Mike Pride nos entregan locura y sobriedad con su inusual música. La artillería de Kalashnikov viene muy cargada de psicodelia expresada en sintetizadores y electrónica, crea pasajes muy desesperantes, que por momentos se ven abruptamente interrumpidos por improvisaciones que ahondan en la placentera armonía. El noise se sobrepone al jazz, así como el doom da respiros a segmentos de furioso death metal. La oferta es inmensa con tracks que van desde un par de segundos a más de 30 minutos en su correr. Además, en los bonus tracks del álbum, hay presencia de músicos colaboradores como Carla Kihlstedt (Tin Hat, Causing a Tiger, The Book of Knots); Joe Morris (The Spanish Donkey); Mr. Dorgon (Pramrod Sexena); Mary Halvorson (Trevor Dunn’s Trio Convulsant); entre muchos otros.

Si te sirve de guía (¿), te invitamos a escuchar “Going To Target”, un track que NO REPRESENTA en absoluto la naturaleza de “1-666-CALL-SAAD” jajaja! (es imposible, pues hay más de 14 horas de exploración profunda en todas las direcciones posibles):

 

Kalashnikov – 1-666-CALL-SAAD [VEALD0006] 

Tracklist en este enlace.

Puedes conseguir este álbum libremente (sí, a un precio de U$0) en VealRecords.com. Sólo debes ingresar, crear una cuenta de usuario y descargar. LLAMA YA! EL REPARTO DE ARMAS SE HIZO GRATUITO!

Kalashnikov es:

Jamie Saft // Teclados, guitarra, bajo, voz, electrónica.

Mike Pride // Batería, percusión, voz, silbatos.

Encuéntralos en:

 

1 comentario para "Kalashnikov: Llama ya! el reparto de armas se hizo gratuito"

  1. Pingback: Metallic Taste of Blood – Superbanda en las huestes de Rare Noise Records « The Holy Filament

Deja tus comentarios

(requerido)
(requerido)
(requerido)

Visita nuestra tienda

$9.900
$7.900
$4.000
$7.900
$4.000
$5.900

Encuéntranos en Twitter

Encuéntranos en Facebook

  • Videos

    Mensaje del servidor: Not Found. Compruebe en YouTube si el id theholyfilament pertenece a un user. Para localizar el id de la carpeta user revise el FAQ del plugin.