En Articulos

Tomahawk en Chile, Dos Shows de Naturaleza Distante

Por: 10 Abr, 2013 9 Comentarios
Tomahawk @ Teatro La Cúpula. Santiago [Abril 4, 2013]

Tomahawk @ Teatro La Cúpula. Santiago [Abril 4, 2013]

Ya con la fiebre a la baja y un estado decantado del paso de Tomahawk por territorio nacional, me apresto a comentar  de forma global el par de actuaciones que dieron pase al debut de Duane Denison y compañía en marco de la inmensidad de la tercera versión de Lollapalooza Chile y su embate de shows paralelos.

La primera cita tuvo lugar en el teatro La Cúpula, un recinto tremendamente bien escogido por la producción, ya que con su capacidad de mil y pico espectadores, brindó el espacio perfecto para los justos y necesarios fans – o no tanto- de la banda en cuestión… y digo justos porque Tomahawk no es un megaproyecto que arrastre multitudes, sino muy por el contrario, es una banda que nació y se mantuvo durante varios años tocando para audiencias reducidas. Así, estos tipos se encontraron con un ambiente ad-hoc para cumplir con uno de los tantos compromisos que trajo consigo el tour promocional de su última placa Oddfellows (Ipecac Recordings).

Con un leve retraso en el comienzo, Tomahawk entra en escena inmersos en una atmósfera cargada de aplausos y gritos enérgicos por parte de la –a estas alturas- devota audiencia. Sin rodeos da inicio a la jornada con el gran juego en batería que desata John Stanier a través de Mayday, una pieza de Mit Gas, cuya característica intrínseca contiene pop rock pegote de ese que ha venido fabricando la banda desde su génesis. El buen sonido del pequeño reducto permite distinguir claramente la interesante e inconfundible línea de Denison en cada uno de sus acordes, quien con una calma absoluta interpreta sus composiciones llenas de oscuridad y armonía simultánea.

A continuación y sin pausas cae Flashback, tema en el que predeciblemente veríamos el destape por parte de Mike Patton a través de su incesante griterío en el cierre de este “himno”. Oddfellows, la primera de la nueva camada de temas bajo la actual alineación, permite contemplar el correcto desempeño de Trevor Dunn en esta banda de tan fácil ejecución para un músico dueño de ese talento. Sin ser falto de respeto, creo que sería una exageración el etiquetar de brillante la actuación del pequeño bajista, pues la música a interpretar no permite experimentaciones que lo liberen hacia el protagonismo que sin dudas podría adquirir sin forzar en tan sólo cuestión de segundos. En ese marco, se extraña a Kevin Rutmanis en su también impecable ejecución, llena de meneos y gozo rítmico.

El recorrido intercalado de la discografía – a excepción de la ya comentada y casi nula interpretación de los sonidos nativos de norteamerica de Anonymous – suena la exquisita 101 North, junto al puñado de riffs con coros radiales de Stone Letter y la magistral Birdsong. De los puntos más altos de la noche, es necesario destacar Rape This Day y Capt Midnight, pues sonaron con mucha fuerza e imprimieron mayor euforia en el público, el cual destacó por tener una primera línea muy activa con el complemento de una mayoría muy expectante, observadora y pasiva…muy pasiva. El intertanto entre estas explosiones estuvo a cargo de la sobriedad de Baby Let’s Play, la cual dio el descanso necesario en la mitad exacta del setlist.

Con algunas intervenciones de Mike con su acento mexicano, a lo largo del show se generó una conexión con el público a través del inagotable(¿) y simpático recurso del “Chi-chi-chi” y otros comentarios que vinieron  luego de un peculiar trueque no convenido de la boina del engominado por la polera de un ágil e intrépido asistente…en otras palabras, tras el robo sorpresa con premio de consuelo para Patton.

La psicodelia de White Hats, Black Hats generó el perfecto enlace para el arranque del caballito de batalla del cuarteto, refiriéndome a la infaltable God Hates a Coward, la cual generó explosión de buena parte del domo. De ahí en más vino el toque jazz de Rise Up Dirty Waters, los suspiros horrorizados de Point & Click para cerrar con Typhoon y la clásica y detonante Laredo. Con un conteo de 15 canciones, los muchachos dicen adiós y se retiran al backstage para volver de manera totalmente predeterminada hacia el escenario y rematar con una serie de 3 interpretaciones muy peculiares. Me refiero a Stalkin’ de Duane Eddy, ese bluesero pasaje instrumental –con sutiles intervenciones vocales de Patton- que comenzaron a ejecutar desde los comienzos de la nueva alineación (y gira), seguida por la interesante I.O.U, una canción sintética y de atmósfera electrónica que da indudablemente peso y evolución a la nueva placa que los trajo a estas latitudes. Los muchachos anuncian música campesina del sur, y dan paso a la versión de Just One More, una balada country que se enmarca de manera inteligente en un cierre cantinesco, lleno de emociones y lentas vibraciones que desatan la ovación del público hacia este proyecto que decía presente por primera vez en Chile.

En síntesis, el día jueves fuimos testigos de un show correcto, que rozó la perfección en audio, pero que sin embargo quedó con un gustillo de disconformidad por parte de algunos con respecto a la cohesión –sólo parcial- de los asistentes y los ex policías. La comunión no fue total, sin embargo esta observación podría responder a un contexto mejor comprendido de un encuentro de observación y comprensión del show que no tenía precedentes en la agenda de conciertos de la fanaticada nacional.

Tomahawk @ Lollapalooza / Parque O'Higgins. Santiago [Abril 7, 2013]

Tomahawk @ Lollapalooza / Parque O’Higgins. Santiago [Abril 7, 2013]

Realidad un tanto diferente fue la que se vivió en el Claro Stage de Lollapalooza durante la jornada de cierre del festival, esto en referencia al show como tal, pues respecto a la audiencia y su volumen no hay parámetro comparativo válido.

Tomahawk entra e inicia su setlist con un grueso error en la primera intervención de Mike Patton, quien al  momento de hacer sonar los samples de Mayday lo hace a destiempo y en acto seguido lo detiene para volver a iniciarlo, con el resultado de una descoordinación notoria que fue más allá del oído de los fanáticos.  La continuación con God Hates a Coward y Flashback -los temas más “populares” del cuarteto- dieron una inyección inmediata de encause hacia la correcta interpretación a la que nos tiene acostumbrados el proyecto. Potencia y desenfreno generan el enganche de los fans y captan la atención de los numerosos curiosos que llegaron al lugar soportando un potente sol que brilló sobre las cabezas en todo momento.

La oscuridad de Oddfellows hipnotizó con su exquisito juego en espiral que emerge del duelo Dunn-Denison en cuerdas, tema que daría paso a intervalos más prolongados entre una canción y otra. 101 North cae de manera formidable a manos de John Stanier, un tipo que se subió a tocar con una resaca de grandes proporciones la cual nada empañó en su desempeño a lo largo del show…un bestia de una técnica única en precisión que tuvo un inicio acelerado y pudo descansar de su agitación en la distendida introducción de Birdsong.

Rape This Day da paso a la generación de unos tímidos moshpits en ambos costados del escenario, hecho que en definitiva comenzó a despedir a algunos que priorizaron su agenda en el marco de la gran cantidad de shows que ofrecía la tarde. Este primer single del segundo álbum sonó absolutamente demoledor y se intercaló con Capt. Midnight a través de I.O.U, una suerte de paño frío muy bien recibido por la masa.

El momento más intenso se vivió con la tripleta de golpes en el rostro que nos dieron con White Hats, Black Hats, Point and Click y South Paw, la más prendida del nuevo trabajo que sembró una cuota de incertidumbre en los seguidores más “hardcore” al dejar en evidencia a un Mike Patton desconcentrado que erró en la letra en uno de los estribillos finales. No siendo suficiente esta “caída” también fuimos testigos de una Totem falta de samples en el comienzo de los gritos múltiples que decoran el buen arreglo de batería y percusión realizado por el ex-Helmet … el resto de la canción sonó a la perfección y el placer de poder oír este corte de Anonymous hizo pasar casi por alto este detalle (que fue aminorado por la “ayuda” de los que corearon el “oh-oh-oh-oh” de manera natural).

Laredo es por esencia la buena carta de remate que utiliza el cuarteto para despedirse, y ésta fue jugada con la misma intención con la cual se dio por término al setlist continuo de la noche del jueves. Sólo segundos estuvieron ausentes los norteamericanos, quienes retornaron para interpretar dos covers, el primero de los también presentes en Lollapalooza, Bad Brains, con una versión rapidísima y explosiva de How Long Can a Punk Get, y la perfecta inclusión de Just One More original de George Jones, la cual fue dedicada Don Chancho, aludiendo implícitamente al otrora Don Corleone.

Así, con este peculiar cierre, Tomahawk concluyó su show en el evento que desde un comienzo los convocó, un encuentro que respondió a las expectativas pero que no estuvo a la altura de su primera incursión a mitad de semana. Una gran satisfacción para los que disfrutamos de ambas veladas y un concierto más para los que sólo pudieron asistir al multitudinario Lollapalooza.

9 comentarios para "Tomahawk en Chile, Dos Shows de Naturaleza Distante"

  1. Cristobal Fuentes Leon

    10/04/2013

    Estimados:
    Siempre es un gusto leerlos. No había reparado en que el primer show fue técnicamente mejor que el segundo…y bueno…concuerdo con ustedes!
    Si bien soy un fan desde el homónimo del 2002, no me percaté de los errores, aun así fue un deleite escucharlos….
    Por otra parte, al 1er show fueron las personas que realmente querían ver y disfrutar a tomahawk, mientras que en el 2o se juntó mucha gente a delante que ni idea tenía de estos cabros. En que terminó eso: ir a golpear y empujar sin ningún otro interés. Osea, el público de la cúpula estuvo más ad hoc; y se pudo disfrutar de mejor manera el show……
    ps: el cover de los brains estuvo excelente!!!
    sldos!

    Responder
  2. agarthy

    10/04/2013

    creo que ya se estan pasando un poquito, no es sano criticar a nadie menos si el que lo esta haciendo no es o no esta a la altura del musico al cual critica, si se esta en vivo,hay demasiadas posibilidades de que hayan fallas en todo aspecto, es q acaso el que critica podria hacerlo mejor?, y es cierto hubieron fallas en el sonido etc, pero eso a quien le importa si lo que importa es el sentimiento que otorga la banda, y es el sentido de la musica o no? y es lo que agradece el publico o es que acaso aqui se esta compitiendo con alguien?, mmm no se , bueno este es solo un punto de vista de un persona ,del concierto.
    se agradece obviamente que hayan este tipo de reseñas.

    Responder
  3. renania

    10/04/2013

    Tuve la suerte de ir sólo al primer concierto, y de acuerdo a su comentario al parecer fue la mejor elección.
    No conocía la cúpula, el sonido era increíble y el espacio el adecuado, ya que permitía ver bien el show de cualquier parte.
    Y pienso igual que Cristobal, que al primer show fuimos los que concocíamos y queríamos escuchar a Tomahawk. Aunque una de las personas que estaba cerca mío, consulto “quién era el tipo que tocaba el bajo”…
    En fin, buen comentario.
    PS: Esperaba escuchar “When the stars begin to fall”… pero para otra vez será…
    Saludos

    Responder
  4. MIKEY

    10/04/2013

    Notable el 1er concert, muy directos, enérgicos y bizarros. Y no puedo creer q en el Lollapalooza hayan tocado “totem”!!!!!!!! ahora si q m arrepiento aún + d faltar el 2o día.

    Responder
  5. Feñarola

    10/04/2013

    Muy acertado el review que dan acerca de las dos presentaciones de Tomahawk en el paso de nuestro lejaaaaano pero adorado Chilito. Sin duda que la conexión que hubo el jueves con un publico reducido fue mayor y se sintió mucho mas, teniendo en cuenta también que el tiempo el sábado en Lollapalooza valía oro y que quizás las dinámicas con el publico pasaron a un segundo plano en pro de poder tocar quizás una canción mas.

    Se noto la diferencia en la interpretación de un show y otro. El jueves los vimos concentradisimos en lo que estaban haciendo, tanto así que el “impas” de la boina paso a un segundo plano para Patton… Mientras que el sábado si los vimos mas cansados, con caña como bien señalas y quizás todo mas desordenado, como cumpliendo el compromiso asumido.

    Pese a esto, se que todos o la gran mayoría, estamos felices con el paso de Tomahawk por Chilito, saldamos una deuda, mas allá si quedáramos conformes o no. La emoción y el fervor, por lo menos yo, lo viví de todas maneras.

    Gracias por la reseña chicos. Saludos.

    Responder
  6. Tomas

    11/04/2013

    Excelente reseña. Me gustaron ambos shows pero de todas maneras en la Cupula el jueves viví algo especial. La gente apropiada, la intimidad del recinto, el reencuentro con Patton, la energía de la banda. Gracias a Patton por deleitarnos con su magnífica voz y a la tremenda banda que es Tomahawk. Espero con ansias vuelvan y nos den un show tan maravilloso como este…

    Responder
  7. Yan

    11/04/2013

    Recuerdo cuando fui a despedir a Patton en su ultima visita apenas podía yo hablar, ya que de tanto gritar en maquinaria me había quedado sin voz y le repetía que por favor viniera con Tomahanwk y Patton me mira y me dice” vamo a ver pero cuídate heee” y yo tenia la ilusión que vendrían . Cuando supe que venían compre las respectivas entradas a la cúpula y al Lollapalooza , por problemas y con enorme pena tube que deshacerme de la entrada de la cupula por culpa del trabajo y de vivir tan relejos de Santiago. En fin pude verlos por fin el Domingo muriendo de calor pero feliz porq llegaba ya el momento tan esperado. Cuando salieron a escena morí de felicidad les mentiría en decirles que quede satisfecha y concuerdo con ustedes de la presentación esperaba mas tanto de Patton quien andaba muy callado y del publico como que falto interacción tengo la presentación en la cupula y estuvo mucho mejor …Espero y como siempre tengo la esperanza de volverlos a ver …Feliz de que Patton vuelve a Chile y ojala venga a Concepción le mostraría feliz mi ciudad y mi comuna hay sy seria un digno Rey guachaka caminando por las calle de Lota …. con el ….nunk se sabe es tan fácil soñar…

    Responder
  8. ALVARO

    12/04/2013

    LOS DE VERDAD SABÍAMOS QUE LA CLAVE ERA IR A AMBOS SHOWS: OJO QUE EN LA CUPULA HUBO UN SETLIST DISEÑADO PARA FANS PERO ERA EVIDENTE QUE EN LOLLAPALOOZA SE IBA A COMPLETAR EL CUADRO. SALUDOS A LOS QUE PUDIMOS PRESENCIAR AMBOS RECITALES Y A LOS QUE NO, A LA IGLESIA MÁS CERCANA.

    Responder
  9. Lu

    27/04/2013

    ambos shows fueron el reflejo de lo que esperaba, uno cargado al fans y otro al espectador alternativo, nunca imaginé que ambos marcarán un antes y un después, la cercanía de un facebook, la cercanía de un fans afuera de un hotel, la cercanía de un MP viviendo la realidad de un chileno, la cercanía de una banda que de a poco conoce lo que es ser un humano cálido, lo que es dar la mano y agradecer por venir a mi país, la cercanía de enviar un trompe, un diario con el susodicho besando la mano de un capo di tuti, el tiempo se detuvo , las fotografías fueron el reflejo de la sincronía y ustedes el diario de vida, gracias por mantener viva la esperanza

    Responder

Deja tus comentarios

(requerido)
(requerido)
(requerido)

Visita nuestra tienda

$4.000
$7.900
$5.900
$7.900
$5,900
$4.000

Encuéntranos en Twitter

Encuéntranos en Facebook

  • Videos

    Mensaje del servidor: Gone. Compruebe en YouTube si el id theholyfilament pertenece a un user. Para localizar el id de la carpeta user revise el FAQ del plugin.