En Destacados, Entrevistas

El Mejor Regalo de Fin de Año: Entrevista Completa a John Zorn

Por: 27 Dic, 2013 5 Comentarios

John-Zorn

En el marco de la última visita de John Zorn a Sudamérica junto a su proyecto Moonchild, un gran amigo de la casa, Don Adriano Mazzeo, tuvo la oportunidad de charlar de manera extensa con el compositor neoyorkino -creador de Naked City, Masada, y Cobra, entre muchos otros- y en un enorme gesto de aprecio y colaboración nos ha compartido la entrevista completa que realizó a fines de Mayo pasado desde Buenos Aires. Una conversación sincera que arrojó respuestas y comentarios distendidos -poco vistos- en el último tiempo.

Te invitamos a leer la gran experiencia de Adriano y a maravillarte con los lujosos detalles que nos entrega el propio Zorn sobre Moonchild y proyectos en el contexto de “Zorn@60”, su enorme conocimiento sobre el arte argentino, su casa disquera Tzadik Records, su desafío como compositor y también su visión como productor, entre muchas otras sabrosas declaraciones. ¡ORO PURO!

A comienzos de este año, se confirma la fecha de John Zorn y sus Moonchild (Patton, Dunn, Medeski y Baron) en Buenos Aires. Estremecido, pido nota. Milagro: Zorn da notas. Suerte: me dan la nota. Flipo y todo nervioso comienzo a escribir las preguntas. Acá comparto la totalidad del evento, incluyendo los extractos que publiqué en Clarín el 8 de junio.

30 de mayo de 2013, 9:30 am. Caballito, Buenos Aires.

A la hora acordada, sin un minuto de retraso y como si estuviese dando una orden ajustadísima en el marco de su proyecto Cobra, Zorn levanta el tubo en Nueva York (bah, en realidad “tapea” el botón verde de su Skype). Los quince minutos pactados, comenzando ya.

 “Hi, Adriano.”

“Hola John ¿cómo estás?”

 “Muy bien, gracias ¿El de la foto de perfil sos vos? ¡¿Qué te pasó?!”.

– Resulta que mi foto de perfil es un retoque artístico donde se me ve con una botella de cerveza incrustada en la cabeza, fue para una gráfica de una escuela de música de Madrid y posé para que la producción de un amigo se ahorre el modelo. No creo que hayan aumentado las matrículas de la escuela al siguiente año, pero la foto es simpática, más bien entre cómica y trágica. A tal punto que al genio retorcido le causó mucha gracia y quizá en parte la foto haya sido lo que definiría la gran predisposición de Zorn para la nota, quizá no. En definitiva, este tipo no es predecible ninguna de las veces que respira.-

¿Cuáles son tus expectativas sobre tocar en Buenos Aires nuevamente? ¿Cómo fue la experiencia con Masada el año pasado?

Oh, fue increíble, el público fue fantástico, muy, muy intenso. Y creo que este concierto con Moonchild será aún más exitoso, la música es muy poderosa, muy dramática, creo que la gente va a responder muy bien. Hay mucha melodía también, ritmos intensos y sonidos locos, así que creo que el público en Buenos Aires realmente responderá a esto.

El año pasado me contabas en la primera entrevista que hicimos, que te gustaba Gustavo Cerati, lo cual me llamó la atención y al mismo tiempo nombrabas a un artista argentino extremadamente under llamado Megalopsy.

¡Sí! Los Megalopsy estuvieron en contacto conmigo, estaban muy contentos de que los haya nombrado.

Claro, de hecho yo hice la conexión, los llamé y les dije “Che, ¿sabían que tienen un fan en Nueva York?”

Sí, a ver, yo no soy un erudito en la música y arte de Argentina, pero sé que hay una gran cantidad de increíbles músicos y artistas que vienen de Argentina. Por ejemplo (el compositor de tango) Caló es una de mis más importantes influencias. Borges, por supuesto es genial, Julio Cortázar, un increíble escritor, pero también pintores como Leonor Fini, que hace surrealismo. Lucio Fontana, Lalo Schifrin, uno de los más grandes compositores de soundtracks de la historia… son muchos los músicos y artistas maravillosos que tiene Argentina. ¡Y sin nombrar a los grandes del tango! Piazzolla, Firpo, De Caro, Pugliese, amo su trabajo desde hace 40 años.

¿Sos un investigador musical las 24 horas? ¿Cómo diste con Megalopsy?

Bueno, ¡Sí! Me gusta investigar, es parte del trabajo de un compositor, de un músico. La idea de estudiar, ¿no? No dejás de estudiar cuando terminás la escuela, como artista estás estudiando toda tu vida. Así que siempre estoy mirando a mi alrededor, buscando cosas online, yendo a museos, comprando discos, comprando libros, yendo a galerías… es una parte muy interesante de la vida del artista: estar atento a lo que pasa en la comunidad que te rodea.

¿Por qué decidiste comenzar un nuevo capítulo con Moonchild tributando a un grupo de religiosos acusados de herejía más de 700 años atrás?

Siempre estuve interesado en La Edad Media, desde muy joven. Solía leer novelas históricas de Zoé Oldenbourg, sobre las Cruzadas, fue un período muy romántico e interesante. Los Templarios fueron particularmente interesantes por la dicotomía que los rodeaba. Fueron acusados de herejes, incluso de adorar a Satán, pero eso no fue exactamente lo que pasó. Ellos fueron de algún modo víctimas de un muy complicado esquema armado para derribarlos, creado por una estructura de poder que venía de las monarquías europeas… en fin es una historia muy retorcida e interesante, y yo siempre estuve interesado en las cosas retorcidas (risas).

Pareciese ser como una liga muy loca lo de Moonchild con esta historia, pero la verdad es que son temas que me atraen desde pequeño. La historia de las Cruzadas… estudié latín durante seis años en la escuela y tengo mucho material raro de los Templarios aquí en mi colección.

moonchild

La decisión de escribir letras para Moonchild, ¿tiene que ver con la historia que estás contando en el disco o fue sólo una cuestión de sonido?

No, a ver, el sonido es, sorpresivamente, algo no muy importante para mí. Lo que a mí me interesa es la gente. La música se  trata de gente. Vos conocés mi trabajo, así que posiblemente te hayas dado cuenta que yo sólo trabajo con amigos.

Sí, claro.

La gente que está en el escenario, son mis amigos personales. Nuestra relación va más allá del escenario: regularmente vamos a comer juntos, nos juntamos a hablar, salimos de noche, vamos a museos, escuchamos nuestras músicas. La idea de comunidad es muy, muy importante para mí.

Así que respecto a las letras, esto fue un desafío. Nunca había escrito letras para un proyecto musical, al menos no lo hice desde que tenía 15 años (risas).

¿En qué medida las habilidades musicales de tus colaboradores pueden influirte al momento de escribir música para tocar con ellos?

Soy una persona muy interactiva. Realmente no me siento en mi torre de marfil y recibo mensajes de los ángeles para luego pasárselos a los músicos, como, no sé, los Diez Mandamientos del Monte Sinaí. No pienso en esos términos. Trabajo con gente, en comunidad. Y una de las cosas más inspiradoras para mí es encontrar un músico sorprendente, un virtuoso, que puede hacerlo todo, y por sus características entra en mi mundo y aprovechar estas condiciones escribiendo algo para él y llevándolo con esto a un nuevo lugar, forzándolo a hacer algo que previamente no creía que podría hacer. Quebrar las barreras un poco más. O sea que la idea de los músicos es primordial para mí, yo escribo para los músicos, para gente. Y lo que pongo en una página, tiene que inspirarlos, ése es el trabajo de un compositor: imaginar la música y relacionarla a los músicos, que sea desafiante pero al mismo tiempo divertida, que valga la pena involucrarse y los inspire. Luego todo ese amor e inspiración vuelve desde los músicos hacia la audiencia.

Hablé con Mike hace unas semanas y él me decía que tocar con Moonchild es más una experiencia que un concierto; una situación en la que debe poner toda su fuerza corporal en servicio de la música. ¿Cómo te sentís al ser el director de una historia así? ¿Un show de Moonchild puede ser un viaje doloroso para vos?

Bueno… (piensa tranquilamente) El dolor es algo muy importante en el momento de crear. Cuando una mujer da vida a un bebé, atraviesa un inmenso dolor. Toda vez que creamos algo nuevo, el dolor está ahí. No es que yo esté buscando el dolor, no soy un masoquista, y tampoco soy un estadista, que quiere poner a la gente a sufrir de dolor. Mi motivación en hacer esto no tiene que ver con hacer sufrir a las personas (risas). Ya sabes “no pain, no gain”, dicen aquí. Pero si querés aprender y avanzar, a veces es difícil y necesitas ir en el pasaje correcto. Estoy interesado en la intensidad, en romper las reglas de las capacidades de las personas, ir más allá. Me interesa hacer trabajar a la gente a través del dolor para llegar al otro lado, como alguien que corre una maratón. A través del dolor encontrar un nuevo estado de éxtasis. Así que, cuando Mike dice esto de que Moonchild es más una experiencia que un concierto, creo que está en lo cierto y que eso es lo que pasa en cualquier concierto que doy. También pasa cuando el Jack Quartet toca una pieza de las que hago para cuartetos de cuerdas, que son extremadamente complicadas de tocar; no hay mucha gente que pueda hacerlo. Jack Quartet están definitivamente por encima de la media. Son de lo mejor del mundo, al nivel del Arditti Quartet. Pero aún para ellos, es un reto increíble tocar esta música y eso es lo que realmente me motiva. La intensidad es una experiencia. No entro en el concepto de un entretenedor, es algo que se remonta a la idea del ritual, la idea de que todos trabajamos juntos, la audiencia también, para encontrar un nuevo lugar. Un hermoso nuevo lugar. Para aprender, para poner la cultura y la sociedad al frente. Por que, ya sabes, yo creo que el futuro del mundo está en las manos de los individuos, no de los grupos políticos. Sé que suena raro, y quizá un poco budista en cierto modo, pero creo que realmente el poder está en el individuo, y el resto no tiene forma de dañar ese poder.

Siendo una persona que está creando arte constantemente desde hace más de tres décadas ¿cómo te gustaría ser considerado en el futuro? ¿Qué te gustaría haber contribuido a la historia de la música moderna?

Bueno, eso es algo que no debería decir yo. Estoy acá para crear y estoy todo el tiempo creando, trabajando. Y cualquier cosa que se cruce en mi camino en el momento en que estoy trabajando, ya sean amigos, comodidades, familia… todo lo hago a un costado. Estoy acá para trabajar. Y ese es mi foco. En todo momento crear algo que sea excitante, catártico, honesto, bien diseñado… ¡único! Y eso lo hago junto a la comunidad de músicos que cree en mí y en quienes yo creo. No soy un constructor de imperios, no puedo controlar el futuro. Aprendo del pasado, existo en el presente y miro de frente al futuro. Lo que pase con mi trabajo en el futuro no depende de mí. No tengo grandes esperanzas, ni sueños como “oh, amaría tener mi ópera en la Metropolitan Opera”, sabes. No pienso en esos términos, sólo trabajo con lo que tengo a mano. Con la gente y los materiales que tengo a mano. La perspectiva de hacer arte desde los desechos constituye un proceso químico y mágico magnífico, y es algo en lo que estuve metido toda mi vida. La razón por la que finalmente no hago películas –que es lo que hice cuando era adolescente- y me quedé definitivamente en la música, es porque yo puedo hacer música con un lápiz y un pedazo de papel, pero para una película tienes que salir a buscar millones de dólares. Yo no puedo hacer eso. No puedo pensar de esa manera. Quiero ser capaz de crear arte libremente. Y en cualquier momento de la noche o el día, cuando yo quiera hacerlo. No quiero comprometerme con alguien porque algo sea muy caro, no quiero tener que responderle a alguien que me diga “esto que haces ofende a tal o cual sponsor o grupo de gente”. Quiero ser capaz de encontrar mi visión artística al 100% a cada minuto de cada día. Y eso significa vivir modestamente. Y eso significa no tener ideas por demás ambiciosas y trabajar con los materiales que tengo acá. Siempre intento ir hacia adelante, pero con pasos de bebé. De a uno por vez. En ese sentido estoy muy feliz en el presente, es un tiempo hermoso. Amo el mundo, soy una persona muy positiva. Pero lo que el mundo hará con mi trabajo, ya sabes realmente no puedo preocuparme por eso. Mi deber es hacer lo mejor que puedo hacer, hoy.

(Los quince minutos estaban cumplidos)

John, sin compromiso, ¿estamos bien de tiempo?

Si, claro, podemos hablar un rato más.

Ok. Algún tiempo atrás leí en una entrevista tuya con Jazz Time, en la que decías que estabas desesperanzado sobre el mp3 porque no ayudaría a los artistas independientes y al mismo tiempo temías que las pequeñas tiendas de discos desaparecieran debido a que las grandes disquerías como HMV, Virgin o Tower serían los dueños de todo. 

Al menos en tu ciudad, hoy en día no hay más de las tiendas grandes y algunas de las pequeñas todavía resisten, finalmente ¿crees que la revolución del mp3 fue buena? ¿Cómo impactó esto en el devenir de Tzadik?

Bueno, eso es un perfecto ejemplo de por qué no me tienes que preguntar a mí para predecir el futuro ¡estaba completamente equivocado! (risas). Las grandes corporaciones cayeron. Y esto representa un gran desafío para un sello pequeño como Tzadik, y al mismo tiempo, ¡estamos bien! ¡Estamos sobreviviendo! Y la razón por la  que sobrevivimos es porque trabajamos en un nivel muy modesto. Nunca nos suicidamos dentro de una corporación multinacional que engaña a todo el mundo, que sólo piensa en beneficios económicos con gran glotonería. Nosotros nos preocupamos por hacer trabajos. Nos preocupamos por la visión de los artistas. Nos aseguramos que el trabajo que exponemos al mundo se vea bien, suene bien, pero también que sea la auténtica visión del artista, sin compromisos. Creo que sobrevivimos por eso. Mientras las grandes corporaciones se desmoronan, nosotros seguimos en pie como un fuerte árbol de roble. Y creo que continuaremos, seguiremos haciendo CDs, creo que la gente seguirá comprándolos; a la gente le gustan los objetos y si los haces bonitos, los comprará. Recientemente lanzamos un libro en edición limitada llamado The Satyr’s Play, con bonitos detalles en dorado, dibujos increíbles, cada uno firmado por mí, es un pack muy lindo, vale 333 dólares y sólo hicimos 66 unidades. Y se vendieron todos inmediatamente. Quizá nuestro futuro se trate de hacer ediciones especiales, limitadas para coleccionistas. Así que el mp3 es muy bueno en un nivel, pero hay otro donde desafortunadamente es muy malo: toda la info que viene en un CD, no viene en un mp3. Nunca sabrías quien toca en segundo violín en un disco, no tienes los detalles de quien hizo las composiciones o como llegó a ellas. Aprendí lo que aprendí por comprar discos, leer los libretos y desde ahí seguir al siguiente paso, y al siguiente y al siguiente. Con el mp3 la música es como música ambiental, la cosa se cae, no tiene alma. La gente lo da por hecho y ya dejan de comprarla. Pero yo sigo creyendo que todavía hay gente para la que vale la pena pagar dinero por algo que es bonito y a quienes les interesa apoyar a alguien en quien creen. Una vez más, yo no sé qué traerá el futuro, pero mi esperanza es que la comunidad siga unida y entienda que nos necesitamos mutuamente, y sigan apoyando a los pequeños sellos.

¿Qué podes decir de la experiencia en el último festival de Moers? Se te veía muy feliz y orgulloso presentando a los músicos y dirigiendo los shows de festejo de tus 60 años.

Claro, ¡absolutamente! Ese fue unos de los mejores shows que hice en toda mi carrera. En un solo escenario, mostrar todo el rango de lo que estoy haciendo. Cuando en primera instancia pensé en este proyecto para festejar mis 60 años, quise hacer una retrospectiva de toda mi carrera: incluyendo a Naked City, todos los Masada, etc. Pero inmediatamente me di cuenta que sería demasiado, que no lo podría hacer. Entonces lo que quise presentar es lo que estoy haciendo hoy a la edad de 60. Nuevos proyectos, proyectos en los que estoy comprometido. Una cosa bien actual. Por ejemplo The Song Project, que es nuevo, y se trata volver un poco atrás en mi repertorio y revisitar composiciones de una manera diferente, añadiéndoles letras. Así que estos cantantes que me acompañaron, escribieron las letras para estos temas. Luego The Classical Project, que está muy cerca de mi corazón, que incluso muchos de los músicos con los que vengo trabajando desde hace 20 años no conocían esa parte de mi vida. Lo que fue hermoso de este día fue que los músicos de The Song Project, Moonchild o Electric Masada se quedaban a un costado del escenario observando el Classical Project, escuchando a mi cuarteto de cuerdas, a mi ensamble vocal… Se quedaban como diciendo “Zorn, ¡sos un flor de hijo de puta!” (risas). Tener el respeto de tus colegas es una gran forma de bendición. Fue un verdadero honor presentar esta música, un placer presentar a estos músicos y sin dudas, uno de los puntos altos de mi vida.

Moers Festival

Me da curiosidad The Song Project. Allí hay una músico argentina llamada Sofía Rei, ¿cómo la conociste?

 ¿Conoces el Book of Angels de Masada?

Sí.

Bueno, eso lo escribí hace ya casi 10 años, ocho en realidad. Para esto escribí 315 canciones vocales, con la idea de presentarlas a una variedad de diferentes ensambles para que ellos mismos las arreglasen. Uno de los proyectos dentro de éste era hacer una versión vocal de Masada. Así que acudí a Basya Schechter que es una cantante amiga mía de NY, y le ofrecí esta idea; ella se entusiasmó mucho, así que comenzó a escribir letras. Armó una banda con bajo, batería, teclas, etc. Dio una serie de shows, pero yo pensaba “mmm… esto no está del todo bien”. No era lo suficientemente novedoso, por lo tanto caí con la idea de hacer una versión a capella de Masada. Ése es el Mycale Project que hicimos tres años atrás. Que incluía a Basya, Sofía y Malika que es una cantante marroquí. Ese proyecto fue muy exitoso, así que pregunté si querían armar un segundo proyecto. Ahí surgió la idea del Song Project que en un principio, contaría con las cantantes de Mycale, pero el presupuesto no fue suficiente para llevarlas a todas. Tuve que elegir una: Sofía. Ella es absolutamente asombrosa: entonación increíble, fraseos fantásticos, gran letrista. Y yo tengo muchas canciones que escribí para soundtracks a través de los años, que tienen cierto espíritu español. Me pareció ideal pedirle a ella que escribiese letras en español para esas canciones. Algunas fueron “Besos de sangre” o…

O “La flor del barrio”, ¿no?

Claro, “La flor de barrio”. Y bueno, simplemente lo hizo maravillosamente.

The video cannot be shown at the moment. Please try again later.

No se si sabés algo de español John, pero las letras son muy bonitas.

Sí, son muy lindas. Mi español no es de lo mejor, pero puedo entenderle cuando canta.

Y ¿por qué elegiste a ella, Mike y Jesse Harris, siendo los tres tan diferentes entre ellos?

Una vez más, porque son amigos. De hecho, The Song Project, existe gracias a mi relación con Jesse Harris. Él escribió aquella famosa canción que le hizo ganar un Grammy a Norah Jones. Pero, para ser honesto, ¡no conozco la canción ni sé el nombre! (Risas). Él estaba acá tocando con Kenny Wollesen y otros amigos, y ya sabes, es un tipo muy positivo, brillante, que sonríe todo el día, muy listo, gran músico, y bueno, comenzamos a compartir algunos almuerzos, hablamos mucho de hacer cosas juntos, comenzamos a salir, ir a museos, y llegó la pregunta: “¿te interesa escribir letras para uno de mis proyectos algún día?” Y él dijo “¡por supuesto! Eso sería grandioso”. Y sólo dos días más tarde, se apareció con las letras. Y yo me estremecí: ¡eran fantásticas! Entonces me dieron ganas de armar un nuevo proyecto. Ahí pensé en Mike por supuesto, luego consulté a Sean Lennon, pero él es muy tímido y no le interesa salir de gira, así que se decidió por escribir letras pero no venir de viaje, así que no tuve problema. Tenía a Jesse y Mike y necesitaba una mujer, ésa sería Sofía.

Bien y ¿cuál es la idea detrás de este proyecto? ¿están con ganas de tocar en vivo, o de grabar un disco?

Bueno, éste es un proyecto especial diseñado para el cumpleaños 60. Es una idea que bucea en mi pasado, viejas canciones y piezas de los 80 y 90, y también incluiremos nuevas canciones.

¿En la fecha (de septiembre de 2013) del Poisson Rouge?

Sí, lo haremos en NY en el Poisson Rouge. Y alrededor de ese tiempo mi idea es sacar una serie de simples de vinilo con una canción en cada lado. Quizá una serie de ocho simples en un Box Set, con sus letras en booklet. Una vez más hacer algo bien bonito y atractivo. Algo muy especial y hermoso; sólo unos dos mil y venderlos a un precio especial.

Por desafiarlos y hacerlos entrar en muy diferentes enfoques musicales, yo creo que funcionás como una institución educacional para algunos de tus colaboradores. ¿Te sentís el padrino artístico de algunos de ellos?

Bueno, como siempre es entre amigos, todo tiene un sentido mutuo. Todos aprendemos en el proceso. No me gusta ser un profesor, no creo en ese sistema, donde el maestro está arriba tuyo y te mira sobre el hombro porque supuestamente tiene “la verdad”. No creo en eso, creo en que hay que enseñar con el ejemplo. En mis proyectos, no creo que la palabra “colaborador” sea apropiada… Realmente yo tomo todas las decisiones, exijo a la gente, algo así como un general en la Armada: estoy a cargo, tengo todas las respuestas. No le voy a pedir nada a nadie que yo no pueda hacer. Me tengo que ganar el respeto de estos artistas, trabajo concienzudamente para inspirarlos, pero al mismo tiempo, estás trabajando con “alguien”. ¿Me explico? Trabajo con gente, y definitivamente es un sentimiento mutuo. Siempre aprendemos entre todos. Un buen general debe tener la capacidad de aprender de la gente con la que trabaja. Tiene que ser abierto y curioso. Y una vez más, es una cuestión de amistad, son mis amigos, no son sólo gente que yo contrato. Por supuesto que les pago, pero ésa no es la verdadera motivación. Por ejemplo Mike Patton me dice “quiero hacer esto, me interesa, no te preocupes por el dinero, estoy acá para hacerlo.” Se trata de música. Y luego hay mucha gente que yo aprecio pero que son muy difíciles de pagar y ¡eso que yo soy uno de los mejores pagadores del negocio musical! Pago más que David Bowie, pago más que Paul Simon, pero esta gente no esta acá por eso. Trabajamos como amigos.

Hay una pregunta que tengo desde mi adolescencia prácticamente: ¿cuáles son tus recuerdos de haber producido el disco debut de Mr. Bungle?

Mira, es una pregunta interesante porque la verdad es que no hice demasiado.

Ah, ¿no?

No, no estuve mucho tiempo en el estudio con ellos. Yo sabía que iban a estar durante semanas grabando, así que básicamente dije: “bien, equípense lo mejor posible, escojan el estudio donde quieren trabajar, aquí esta el ingeniero de sonido. Ustedes se pueden producir a ustedes  mismos.” Y lo hicieron todo solos. Luego yo volví para la mezcla. Estuvimos mezclando por una semana, y en el proceso hablé mucho con ellos, sobre la manera en que podríamos refinar el sonido y ver qué era lo mejor que podíamos hacer con los sonidos. Pero lo principal que hablamos fue el hecho que se deberían producir a ellos mismos y fue por eso que produjeron el resto del disco ellos mismos. Yo no me veo como un clásico productor, mi idea de producir tiene que ver con mostrarle a la gente lo que ellos mismos son capaces de hacer. Sólo necesitan su propia imaginación y algo de dirección. Estar pendientes de la calidad. Honestamente, estuve allí para la mezcla. Ayudé a mezclar, no como los productores que son gente generosa, lo mío tiene que ver con entrar al estudio y decir “OK, ¡me voy a Japón! ¡Hasta luego!” (Risas intensas)

(Risas). De algún modo es tu manera de decirles a los músicos que deben confiar en ellos ¿no?

Exactamente, y eso es lo que hago con cada músico con el que trabajo. Siempre busco algo específico, y les doy una dirección sobre qué hacer, pero no les digo cómo hacerlo. El “cómo hacer” siempre lo deciden ellos. En ese sentido sí podes usar la palabra colaborador. Estoy realmente en control de la visión amplia, y si hay cosas específicas que estoy buscando y no consigo, puedo ser tremendamente duro con la gente a la que se las pido. Me tengo que asegurar de que consigo lo que necesito. Y en este proceso, yo sé que ellos no quieren ser esclavos, ellos tienen sus propias mentes creativas, así que sólo hay que darle las suficientes orientaciones, los parámetros para inspirarlos y canalizar su propia creatividad para que se sientan involucrados en la música también. Por eso consigo grandes performances: todo el que está en el escenario está creando activamente. Y todos están haciendo lo que hacen mejor. Escoger la persona indicada para la función indicada es el desafío más importante a la hora de liderar una banda.

the+dreamers

Bueno John, estoy muy agradecido por tu tiempo…

¡Es un placer!

Y aún más agradecido por tu tiempo extra.

Totalmente, espero verte cuando toquemos en Buenos Aires.

Sí, eso espero, yo tengo una pequeña relación con Mike así que quizá nos encontremos allí.

Genial, nos encontramos y nos vamos a comer un asado juntos.

¡Genial! Y para ser sincero, estaba un poco temeroso antes de la entrevista, porque, ya sabes mucha gente me dijo que no te gustaban las entrevistas, y ahora puedo decir que estoy muy contento de como quedó.

Bueno, ya sabes, te contaré qué es lo que me gusta y lo que me molesta. Estoy feliz con gente como vos, que hiciste la tarea, que escuchaste la música, la pensaste y me hiciste buenas preguntas. Y soy muy impaciente con la gente que no sabe de qué esta hablando.

Tenés que saber de qué hablar. Ya sabes, no es mi trabajo: es tu trabajo. Y vos hiciste tu trabajo. Charlas como éstas son un placer absoluto. Y lamento decir que son muy raras, Adrián, muy raras. (Risas). Pero siempre es un placer conversar con alguien como vos. Me encantó hablar con vos y me encantará encontrarte en Buenos Aires.

Genial, me alegraste el día, man.

¡Y vos el mío! Muchas gracias, man.

Muchas gracias John, nos vemos en un par de semanas.

Sí, ¡nos vemos pronto!

Bye, bye, man.

(Final. Y 37 minutos que no olvidaré fácilmente)

¡Salud y gran año a todxs!

Adriano

5 comentarios para "El Mejor Regalo de Fin de Año: Entrevista Completa a John Zorn"

  1. Francisco Mancilla Espinoza

    29/12/2013

    No había leído una entrevista tan completa de Zorn.
    Felicitaciones al entrevistador y gracias por compartirla.
    Saludos!

    Responder
  2. Pingback: Resumen 2013 en The Holy Filament « The Holy Filament

  3. Hevisley Ferreira

    13/01/2014

    Triste por não ter visto o Moonchild passar pelo Brasil, porém feliz de ler uma entrevista tão completa. Um abraço à todos da equipe!

    Responder
  4. Jo

    30/11/2016

    Grande! soy fan de Zorn y Megalopsy, trabajo como editora de una revista de psyculture, me encantó tu entrevista =)
    Saludos
    JO.

    Responder
    • The Holy Filament

      12/12/2016

      Gracias por darte una vuelta por acá, espero disfrutes de más contenido en THF.

      Responder

Deja tus comentarios

(requerido)
(requerido)
(requerido)

Visita nuestra tienda

$7.900
$3.000
$7.900
$5,900
$4.000
$8.000

Encuéntranos en Twitter

Encuéntranos en Facebook

  • Videos

    Mensaje del servidor: Gone. Compruebe en YouTube si el id theholyfilament pertenece a un user. Para localizar el id de la carpeta user revise el FAQ del plugin.