En Destacados, Entrevistas

[Entrevista] Anthony Pateras sobre tētēma

Por: 9 Dic, 2014 1 Comentario

pateras

Hoy 9 de Diciembre Ipecac Recording lanza al mundo su producción n° 167: tētēma, un proyecto forjado por el  compositor australiano Anthony Pateras (conocido por su proyecto PIVIXKI), quien dio forma al álbum a través de grabaciones itinerantes en múltiples países contando con la colaboración en la recta final de Mike Patton en voces y electrónica. Con ánimos de introducirnos en la esfera experimental del pianista conversamos con él en el marco de este nuevo proyecto.

Te invitamos a leer las palabras de Pateras quien abiertamente se explayó sobre su visión de la música no convencional, la chance de presentar tētēma en vivo, y los focos artísticos de Oceanía, entre otras exquisitas declaraciones.

¿Qué idea fue la que llevó a este disco? ¿Cuál fue la clave para llegar a esta dirección musical?

Quería intentar crear sin estilo, una realidad alternativa articulada en el sonido, tanto como fuese posible. Volver a los conceptos básicos del ritmo y el tono, sin enredarme en la tecnología, la moda, los plazos de tiempo, la autopercepción, tratando de ser algo que no complazca a la gente. Tenía muchas ganas de encontrar algo con este disco que yo mismo nunca había oído antes.

¿Cómo fue el proceso de grabación y composición? ¿Tú y Patton grabaron el álbum juntos o fue un trabajo a larga distancia?

Básicamente lo que pasó es que yo hice la música durante los primeros 15 meses, trabajando con pausas, tomándome el tiempo para tomar decisiones y manteniéndome abierto a la evolución de las cosas. Después de grabar y escribir las canciones, junté y mezclé todo en mi equipo y  luego se lo envié a Patton. Al instante sintió una conexión con el material, absorbiéndolo durante un largo período, “guisando” las ideas y las opciones de vocales para hacer que todo funcione junto.

Fui a San Francisco por 2 días, registramos básicamente sin parar durante 48 horas en su estudio, me traje estas sesiones de distancia, más procesos de mezcla, y luego se los envié de vuelta. A continuación, comenzó a refinar y elaborar arreglos sobre todo eso – algunas de las sesiones terminaron con algo así como 50 pistas de voz “ocultas” – es un trabajo muy detallado.

Fue largo y complicado, pero en muchos aspectos eso fue una gran ventaja – me parece que en la música es a menudo mejor ir por el camino largo, y lo que está sucediendo hoy es que todo va tan rápido, así que el enfoque se pierde en todos los aspectos de la vida, especialmente en los más creativos. ¡Estamos cegados por la velocidad! Así que lo que ambos disfrutamos de este disco es que tenía una increíble apertura al respecto: no había ninguna fecha límite, no había obligaciones, sólo trabajamos tan duro como pudimos e hicimos lo que queríamos hacer y escuchar. Tomó años y eso no importa, es 100% de acuerdo con nuestros deseos musicales y de nadie más, y creo que por esta razón es música muy especial y rara.

¿Utilizaron alguna manera experimental de grabación? Quiero decir, hay un montón de extraños colores y texturas de sonidos en el álbum.

Probablemente el experimento principal es esta idea de reunir numerosos espacios acústicos arriba unos de otros para combinarlos y crear unos nuevos. Los tambores se hicieron en París, los sintetizadores en Colonia y Rotterdam, los clarinetes y violonchelo en San Diego, el piano en Bruselas, la trompeta y más electrónica en Berlín, el violín y la percusión en Melbourne. Esto da un aspecto de calidad objetiva muy sacada de contexto. Un estudio (o software) no influye en el color del sonido tanto como esto. También me mudé al campo en dos ocasiones durante la realización del registro, de ahí el nombre Geocidal, que significa “el asesinato del lugar”. Me sentí como si nada fuese estable, todo era incierto, absolutamente todo era posible – fue un  período muy intenso de mi vida, pero de alguna manera ¡el estado perfecto para hacer un registro!

La electrónica va desde 1/4 de cinta, parches Nord digitales, a ARP 2500s y Moogs. Me gusta usar cosas de todas las épocas y tiempos, explorar más posibilidades que no estén limitadas por mis propios prejuicios o los de alguien más. Tengo que tener cuidado, más que nunca ahora que soy el artista y permanezco a cargo de la música, no de la interfaz.

¿Estás pensando en hacer algún show en vivo con tētēma? ¿Eso podría ser Patton y tú sólos, o serían acompañados por otros músicos?

Está sin duda en las cartas a jugar, pero cuándo, no lo sé. ¡Hacer esto en vivo va a ser muy, muy complicado!

¿Cuál es la parte más emocionante de trabajar con Mike Patton?

Tenemos un instinto común acerca de ciertas cosas innombrables, esto nos sorprendió a ambos.

¿Qué tal la experiencia cuando Patton se unió a PIVIXKI?

Eso fue muy divertido. Mike es un gran fan de PIVIXKI – Max (el baterista) y yo tuvimos un concierto en Victoriaville, y Patton tenía ganas de tocar conmigo por un tiempo, así que nos sugirió hacer una parada en San Francisco en el camino a Canadá y hacer un espectáculo como trío. Se suponía que íbamos a tener dos ensayos, pero en el primer día unas tuberías de su casa se rompieron y tuvieron que bombear agua desde el patio de su vecino, ¡por lo que tuvo que lidiar con eso! Así que nuestro único ensayo fue muy impresionante. Mike había escrito las líneas vocales de todo el disco Gravissima, además de cuatro nuevas canciones que había escrito para esa gira. Básicamente, tocamos todo a dos veces, y ya sabes, no es fácil la música, pero él dio en el clavo completamente. Ahí supimos que podríamos trabajar juntos. El concierto en el Great American fue realmente increíble.

Sin contar a tētēma, ¿cuál es tu proyecto favorito de Patton?

Yo no tengo un favorito, pero lo que voy a decir es que Disco Volante para mí fue un disco muy importante cuando yo era un adolescente, y creo que el hecho de ver a William Winnant tocar en vivo con Bungle en 1995 jugó un papel importante en mi interés en escribir un montón de música para percusión orquestal. También creo que Adult Themes For Voice es una contribución muy importante a la literatura y la poesía sonora vocal, especialmente en el linaje de François Dufrene, Henri Chopin, Cathy Berbarian, Chris Mann, etc. El mundo clásico podría aprender mucho de estas personas, pero eligen no hacerlo.

¿Cómo te pones en contacto con John Zorn y Tzadik? ¿Qué se puede decir acerca de la experiencia de editar música a través de Tzadik?

En 2003 yo estaba a punto de salir de mi primera gira por Europa desde Melbourne, acababa de terminar de grabar Mutant Theatre para Vanessa Tomlinson, además de Transmutations para sexteto de percusión. Los envié a la dirección que aparece en el sitio web de Tzadik el día que me fui. Literalmente cinco días más tarde, me desperté con cuatro correos electrónicos de Zorn diciendo que quería lanzar mi disco, qué donde estaba yo, que si me podía llamar, etc. Yo tenía 24 años, había crecido con Naked City, ¡fue bastante intenso! Él me llamó en Ámsterdam, nos hablamos por teléfono, él fue un gran apoyo, muy entusiasta, y lo ha sido desde entonces. Zorn sacó un segundo disco (Chromatophore) en 2008, y creo que es el que Mike escuchó y pensó que deberíamos hacer algo juntos…

¿Podrías decirnos algo acerca de tus planes para el futuro?

Me voy a centrar un poco más en mi sello Immediata el próximo año, y lanzar algunas cosas como el segundo registro Timolftaleına y mi dúo con Erkki Veltheim. En general estoy haciendo menos cosas clásicas y más cosas orientadas al estudio.

¿Cómo es la escena experimental/avant garde en Australia? ¿Podrías recomendar algunos artistas de allí?

Tal vez no tanto ahora con el internet, pero creo que el “aislamiento” de Australia produce una voz creativa muy distinta en algunas personas. Creo que esto es aún más notorio en el caso en Nueva Zelanda -siempre hay una voluntad de mirar hacia el exterior y proyectarla hacia el interior, en vez de mirar hacia dentro y proyectarla hacia el exterior-.

Para el arte visual recomendaría a Gordon Bennett, Sarah Pirrie, Mike Parr, Esclavo Pianos y Nik Kamvissis, en música Amanda Stewart Tony Buck, Warren Burt, Natasha Anderson, Jamie Fielding (especialmente Transwaste), Anthony Burr, Scott Tinkler, Alex Garsden, Rohan Drape y en literatura a Philip Brophy y Christos Tsiolkas. De Nueva Zelanda, deben revisar a Chris Kraus, Len Lye, Janet Frame y Michael Stevenson.

Entrevista por Adriano Mazzeo

The video cannot be shown at the moment. Please try again later.

Encuentra a  tētēma en:

1 comentario para "[Entrevista] Anthony Pateras sobre tētēma"

  1. Pingback: Anthony Pateras

Deja tus comentarios

(requerido)
(requerido)
(requerido)

Visita nuestra tienda

$7.900
$4.000
$7.900
$4.000
$7.900
$5.900

Encuéntranos en Twitter

Encuéntranos en Facebook

  • Videos

    Mensaje del servidor: Gone. Compruebe en YouTube si el id theholyfilament pertenece a un user. Para localizar el id de la carpeta user revise el FAQ del plugin.